¿Para qué sirve la Rabia?

Continuando con la serie, ¿para qué sirven las emociones? y tras ver de una forma genérica para qué sirven cada una, en el post de hoy, os muestro para qué sirve la rabia, pero como siempre, primero recordaré su definición MATes la capacidad innata de reaccionar contra mentiras, agresiones, manipulaciones y de denunciarlas, ofreciendo valores más justos.

Es la emoción que debe surgir ante cualquier intento de manipulación, agresión, mentira, es la que nos lleva a decir “así no“, denunciando y también la que dice “así sí“, para dar la oportunidad a la otra persona a rectificar.

Por ejemplo, si un amigo te intenta manipular para conseguir algo de ti, con la rabia, denunciaremos lo que está intentando hacer y le diremos que no esperábamos este comportamiento de un amigo y que si no cambia dejaremos de considerarle nuestro amigo.

Si perdemos un avión, la emoción que debe surgir es la tristeza, es una pérdida y lo que debemos hacer es buscar soluciones, mirar si hay otro vuelo y podemos cambiar el billete, ir en tren, .. La rabia, si apareciese, sería falsa, y nos llevaría a culpabilizarnos, pero no resolveríamos el problema.

Si competimos deportivamente y perdemos, sentir rabia, tampoco sería lo adecuado, deberíamos sentir admiración, orgullo por el ganador y tristeza por nosotros, porque perdimos.

Como vemos, los rencores, los odios, el racismo, son todos falsas rabias, que reemplazan a otras emociones, que son las correctas, en este caso, orgullo, tristeza y alegría. Son rabias que nos destruyen por dentro.

Si funcionásemos siempre ante las manipulaciones, los engaños, indicando que así no y en cada caso, indicásemos como es la forma correcta de ser, nuestro mundo sería mucho más justo, ¿no creéis?

!! Qué tengáis un bonito y justo día !!

Anuncios

¿Para qué sirve la Tristeza?

En mi post, ¿para qué sirven las emociones?, vimos las emociones, nuestras únicas energías, su definición MAT, y descubrimos, de una forma genérica para qué servía cada una de ellas.

Siguiendo con la serie, en el post de hoy, os muestro para qué sirve la tristeza, pero como siempre, primero recordaré su definición MAT, es la capacidad innata de percibir la posible pérdida temporal o definitiva de algo vivo en sí o en el entorno y de buscar soluciones y opciones.

La tristeza es la emoción que nos sirve para percibir cualquier pérdida, por ejemplo, ante una amenaza, si llegamos a casa y vemos que nos han robado, es la energía que percibe la invasión, y busca soluciones y opciones para que no vuelva a ocurrir, por ejemplo, instalaríamos una alarma y con ellos volveríamos a nuestra tranquilidad, a recuperar nuestro equilibrio.

Si en lugar de sentir tristeza ante una pérdida o invasión, sintiésemos miedo, eso significaría que vemos la agresión como inevitable, en el caso anterior, “claro, ya sabía yo que me tenía que tocar”, seríamos personas conformistas y resignadas, cuando lo correcto es tomar medidas para que no vuelva a ocurrir, tenemos una mente maravillosa que nos permite buscar opciones y soluciones.

Si, por ejemplo, ante la traición de una persona que creíamos que era nuestro amigo, reaccionamos con tristeza, nos sentimos tristes por ello, nos deprimimos, no es la emoción que nos ayuda, en este caso, debe ser la rabia, que es la que nos ayuda a denunciar esta traición, nosotros no nos hemos engañado, ha sido la otra persona la que lo ha hecho.

Espero que con estos ejemplos entendáis mejor para que sirve nuestra tristeza y cómo nos ayuda en los estímulos que nos llevan a conseguir nuestro desarrollo.

Que tengáis un bonito día!!!

¿Para qué sirve el Miedo?

En mi post, ¿para qué sirven las emociones?, vimos las emociones, nuestras únicas energías, su definición MAT, y descubrimos, de una forma genérica para qué servía cada una de ellas.

En mi post de hoy, voy a hablar del Miedonuestra capacidad innata de percibir las amenazas a la integridad propia o ajena y de alejar el riesgo que conllevan, y para que sirve esta emoción, en más profundidad.

Os pondré varios ejemplos para que veáis como esta energía nos ayuda o nos paraliza, según sea el estímulo adecuado a la situación en la que nos encontremos y espero que os recuerde alguna situación similar propia.

Supongamos que estamos en un curso y hay un asistente que está interrumpiendo continuamente, el instructor, ante tal atropello, si funciona bien, sentirá miedo ante la amenaza de boicot al curso,  esto le permitirá llamar la atención a dicho asistente, ponerle límites y por lo tanto restablecer la armonía y que todo el grupo se sienta seguro.

Vemos que esta manera de proceder ha eliminado el problema, si, por el contrario, hubiese reaccionado, por ejemplo, dando atención a ese asistente, lo que hubiera tenido es una actitud “paternalista”, de “debilidad”, el curso no podría seguir correctamente y el resto de asistentes se sentirían defraudados en sus expectativas y seguramente se sentirían engañados,  decepcionados y totalmente inseguros.

¿Tenéis alguna fobia?, las fobias, son un claro ejemplo, de que sentimos miedo cuando no hay ninguna amenaza para nuestra integridad o la de otros. Por ejemplo, si sentimos miedo a subir a un ascensor, ¿para qué te sirve esta emoción?, para nada, te paraliza sin más, te angustia, no te permite disfrutar de la comodidad que es subir en ascensor, te dificulta mucho poder subir a rascacielos y disfrutar de sus maravillosas vistas.

Espero que los ejemplos os hayan ayudado a entender mejor el funcionamiento de esta emoción imprescindible para nuestra seguridad.

Os deseo un Seguro y Feliz Día!!!!

¿Para qué sirven las emociones?

Las emociones son toda la energía que disponemos para que funcionemos correctamente, lo que nos hace sentirnos vivos, vitales, en armonía con el universo, formando parte de él.

Veamos para qué sirven nuestras seis emociones, viendo sus definiciones, primero para luego ver su función.

El miedo es la capacidad innata de percibir las amenazas a la integridad propia o ajena y de alejar el riesgo que conllevan. El miedo es el que nos sirve para hacer retroceder una amenaza, un riesgo, y situarlo de este modo fuera de nuestra zona de seguridad. Por lo tanto, su finalidad es la Seguridad.

La tristeza es la capacidad innata de percibir la posible pérdida temporal o definitiva de algo vivo en sí o en el entorno y de buscar soluciones y opciones. Es la emoción que nos permite percibir las pérdidas y buscar las distintas soluciones y opciones para recuperar dichas pérdidas. Su finalidad es el Desarrollo.

 La rabia es la capacidad innata de reaccionar contra mentiras, agresiones, manipulaciones y de denunciarlas, ofreciendo valores más justos. Es la emoción indispensable para la vida, la que reacciona a manipulaciones, los denuncia y así nos abre a valores más justos. Su finalidad es la Justicia.

El orgullo es la capacidad de admirar, transformar, innovar, crear, crecer y hacer crecer para consagrar un estatus y dignidad objetivos. Es la energía de la transformación, del crecimiento y de la creación. Su finalidad es el Estatus.

El amor es la capacidad innata de entregarse y de entregar un espacio seguro donde cada cual podría ser lo que nació para ser, en plenitud (es decir, donde no sólo conservar lo que le queda sino recuperar lo que ha perdido en el camino). Es la energía que nos permite vivir en sociedad, en grupos que nos permite dar y entregar un espacio donde cada uno pueda desarrollar lo mejor de sí mismo. Su finalidad es la Pertenencia.

La alegría es la capacidad de fluir en libertad y paz, y así, encontrar más verdad. Es también el alivio de quitarse pesos muertos de encima. Es la energía que encuentra verdad. Su finalidad es la Plenitud.

Ya hemos visto la finalidad de cada una de nuestras emociones, son las que nos permiten funcionar correctamente, hacer cosas útiles al estímulo que provocó la acción, y, por tanto, mantenernos vivos.

Si queréis saber más sobre las emociones MAT, os invito a que leáis el Esplendor de lo Humano, que recoge con mucho detalle nuestro mundo emocional.

Que tengáis un bonito día!!!